martes, 27 de septiembre de 2011

Los totalitarismos europeos

El fascismo
Italia, a pesar de integrar el grupo de países vencedores en la guerra, no había conseguido en los tratados de paz, los territorios a los que aspiraba. Esto fue una fuente de sentimiento nacionalista, que se concretó en la creación de grupos fascistas (palabra derivada de haz, verbo hacer) que proponían la unidad política que apostara a un Estado fuerte y autoritario, para obtener la solución a los problemas del país.
Otra razón de la creación de estos grupos radicales de extrema derecha fue la posibilidad de una revolución comunista, ya que el Partido Comunista era importante en Italia.
En 1922, los "camisas negras" seguidores del Partido Fascista marcharon sobre Roma mostrando su poderío militar y su fanatismo y el rey encargó a Benito Mussolini, jefe de ese partido, que formara un gobierno. Una vez en el poder, Mussolini prohibió a los demás partidos políticos, encarceló a los dirigentes opositores, se hizo proclamar "Duce" (caudillo) e invadió países cercanos corno Albania y Etiopía.
A pesar de la resistencia de los "partisanos” que se diseminaron por las zonas montañosas, la dictadura fascista se mantuvo y en 1936 se alió con nazis alemanes, creando el "Eje" que provocaría la 2a Guerra Mundea.
El Eje fue derrotado por los países aliados y Mussolini terminó colgado por italianos de la resistencia, en 1943.


El nazismo
Luego de finalizada la guerra. Alemania, como país perdedor, quedó en una difícil situación económica y social. A la humillación que significó la derrota, se agregó la difícil (situación económica de los trabajadores, tanto del campo como de la ciudad, quienes padecían el desempleo y la miseria.
En esta situación desesperante nació el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores (Nazi). Este partido tenía las siguientes ideas:
• Racismo: Los nazis sostenían que la raza superior era la de los alemanes, siendo inferiores los pueblos de origen gitano, latino o judío, lo cual justificaba que se los persiguiera y eliminara.
• Totalitarismo: Su partido único aniquilaba a toda oposición.
• Necesidad del Espacio Vital: Según el nazismo, los alemanes habían sido llamados por la Naturaleza para dominar el mundo, por lo tanto debían expandirse territorialmente invadiendo las regiones que ellos consideraran propias.
El ascenso del nazismo se apoyó en:
• la presencia de un jefe atractivo para la población, en este caso Adolf Hitler.
• el desarrollo de una intensa propaganda: Este elemento fue fundamental para la expansión de las ideas nazis y el convencimiento de las masas. Se utilizaron símbolos como el águila o la cruz svástica, ambos provenientes de la época antigua y relacionados con el poder imperial y con el supuesto origen de la raza aria.
• la manipulación de la educación y la cultura. Las escuelas y los maestros estuvieron
completamente controlados por el gobierno. Se fomentó la educación física para
perfeccionar la raza y se buscó una actitud de obediencia ciega a las autoridades.
En medio de la crisis moral que significó la derrota en la guerra y la crisis económica, acentuada por el "crack" de 1929, el partido nazi encontró un clima favorable para su aceptación. En 1923, Hitler y otros miembros de su partido intentaron llegar al gobierno por medio de la fuerza pero este imanto fracasó y Hitler fue encarcelado. Durante su reclusión escribió un libro llamado "Mi lucha" en donde expuso sus principales ideas.
Para él la democracia no podía resolver los problemas de Alemania y era necesario que los grandes industriales, los dueños de las tierras y los nacionalistas formaran una alianza para salvar la nación frente a quienes él señalaba como enemigos: los judíos y los comunistas.
Luego de su estadía en la cárcel, Hitler continuó trabajando para llegar al poder hasta que el Primer Ministro alemán lo nombró jefe de gobierno (Canciller). De ahí en más, con ataques hacia quienes estaban en desacuerdo con sus ideas y con la ayuda de la propaganda obtuvo la mayoría parlamentaria en 1933. El partido nazi disolvió el Parlamento y de esta forma Hitler llegó a ser el Jefe de Estado en Alemania.
Organizó una política de obras públicas (construcción de carreteras, puentes, edificios, etc.) para generar nuevos empleos, impulsó el desarrollo industrial protegiendo los productos alemanes, y suprimió completamente la actividad de los sindicatos, quedando expresamente prohibidos el paro y la huelga.
Y sobre todo se siguió fomentando la idea de la guerra que llevara adelante el supuesto destino alemán. Esa guerra comenzó con la invasión alemana de los países vecinos y terminó años después, con la derrota total del nazismo.

El Franquismo
En 1931 España abandonó el régimen monárquico y se organizó corno una república democrática.
La situación económica era muy difícil y el nuevo gobierno republicano no pudo afrontar esas dificultades. El país pronto se dividió en dos bandos bien definidos que comenzaron una guerra interna, a partir del levantamiento militar nacionalista de 1936. La lucha fue entre:
los nacionalistas: conservadores y monárquicos apoyados por la Iglesia, el ejército y los falangistas dirigidos por Francisco Franco y
los republicanos: liberales, socialistas, comunistas, anarquistas y nacionalistas vascos y catalanes, que conformaron el Frente popular.
Mientras en Italia y en Alemania los partidos totalitarios pudieron superar en poco tiempo la resistencia de los sectores que se le oponían, en España la lucha entre falangistas y republicanos fue larga y dolorosa (tres años), e inclusive la guerra se hizo internacional ya que los totalitarismos alemán e italiano apoyaron a los nacionalistas y, por su parte, la URSS lo hizo con los republicanos, al mismo tiempo que 40 mil voluntarios internacionales arribaron a España para ayudar a la república.
Uno de los episodios más sangrientos de la guerra fue el bombardeo de la ciudad vasca de Guernica, por aviones nazis. El pintor Pablo Picasso creó un mural que refleja el drama que vivió esa población civil diezmada por los nazis que apoyaban a Franco.
En abril de 1939 los nacionalistas, guiados por Franco, tomaron Madrid (capital de España) e iniciaron una dictadura que duró 40 años, hasta la muerte del caudillo. El régimen controló la cultura, censuró la opinión pública y persiguió y torturó a sus enemigos. Una de las primeras víctimas del franquismo fue el poeta Federico García Lorca, fusilado en Granada en 1936..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada